lasDrogas.info, logotipo

Declarado de interés para la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas

Logotipo de Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad

Las muertes por sobredosis crecen en Europa por tercer año consecutivo

Las muertes por sobredosis por consumo de drogas crecen por tercer año consecutivo en Europa después de que en 2015 se registraran un total de 8.441 fallecimientos por este motivo, un 6 por ciento más que el año anterior (7.950), según los últimos datos del Observatorio Europeo de las Drogas y Toxicomanías (EMCDDA, en sus siglas en inglés), que también destaca la creciente amenaza de los opioides sintéticos de gran potencia y un aumento de la disponibilidad de cocaína.

EUROPA PRESS | Fuente original: infosalus.com | 06/06/2017 14:39:50 GMT

Nota: artículo original publicado en http://www.infosalus.com

Las muertes por sobredosis por consumo de drogas crecen por tercer año consecutivo en Europa después de que en 2015 se registraran un total de 8.441 fallecimientos por este motivo, un 6 por ciento más que el año anterior (7.950), según los últimos datos del Observatorio Europeo de las Drogas y Toxicomanías (EMCDDA, en sus siglas en inglés), que también destaca la creciente amenaza de los opioides sintéticos de gran potencia y un aumento de la disponibilidad de cocaína.

El informe, presentado este martes en Lisboa (Portugal), pone de relieve la preocupación que existe acerca del número cada vez mayor de muertes por sobredosis, en su mayoría relacionadas con la heroína y otros opioides.

"Las consecuencias del problema de las drogas siguen constituyendo un reto significativo para las sociedades europeas. Más de 93 millones de europeos han consumido alguna droga ilegal a lo largo de su vida y las muertes por sobredosis siguen aumentando por tercer año consecutivo", ha lamentado el comisario europeo de Migración, Asuntos de Interior y Ciudadanía, Dimitris Avaramopoulos.

Se notificaron aumentos en casi todos los grupos de edad y fueron mayores en Lituania, Suecia, Países Bajos, Turquía, Alemania y Reino Unido.

Y como en años anteriores, Reino Unido (31%) y Alemania (15%) concentraron cerca de la mitad del total de Europa, con 2.528 y 1.185 muertes respectivamente.

El informe recoge un total de 455 muertes por sobredosis en España y la sitúa en quinta posición tras Suecia (618) y Turquía, pero si se tienen en cuenta los casos por millón de habitantes, la tasa de 15 fallecimientos por millón está por debajo de la media europea.

Conforme a los últimos datos disponibles, se notificó una tasa de más de 40 muertes por un millón de habitantes en ocho países del norte de Europa, siendo las cifras más altas las correspondientes a Estonia (103 por millón), Suecia (100 por millón), Noruega (76 por millón) e Irlanda (71 por millón).

La mortalidad por sobredosis alcanza niveles máximos entre los hombres de 35 a 39 años y las mujeres de 30 a 34 años. Sin embargo, la edad media en el momento de la muerte era menor en hombres (38) que en mujeres (41 años).

Más sobredosis por metadona que por heroína

Los opioides utilizados en los tratamientos de sustitución (principalmente metadona y buprenorfina) se detectan asimismo con frecuencia en los informes toxicológicos y, según los datos más recientes, el número de muertes registradas asociadas a la metadona sobrepasó el de fallecimientos relacionados con la heroína en Dinamarca, Irlanda, Francia y Croacia, lo que pone de manifiesto la necesidad de prácticas clínicas adecuadas para evitar que su consumo se desvíe de su uso legítimo.

Entre los recursos para prevenir las sobredosis en Europa figuran las salas de consumo supervisado de drogas y la dispensación de naloxona "para llevar a casa" (sustancia para revertir la sobredosis de opioides) a consumidores de opioides, compañeros y familiares.

Estas salas se encuentran operativas en seis países de la UE (Dinamarca, Alemania, España, Francia, Luxemburgo y Países Bajos) y Noruega en la actualidad (78 centros en total en los siete países). Asimismo, existen programas de naloxona "para llevar a casa" en nueve países de la UE (Dinamarca, Alemania, Estonia, Irlanda, España, Francia, Italia, Lituania, Reino Unido) y en Noruega.

Por otro lado, el informe muestra como un año más las drogas estimulantes ilegales más consumidas en Europa son la cocaína, el MDMA (a menudo denominada éxtasis, en forma de pastillas) y las anfetaminas (anfetamina y metanfetamina), aunque el consumo varía en función de cada país. 

Más cocaína en el sur, más anfetaminas en el norte

Así, el consumo de cocaína es mayor en los países del sur y el oeste de Europa, lo que refleja los puntos de entrada de la droga y las rutas de tráfico, mientras que el consumo de anfetaminas es más habitual en los países del norte y el este de Europa.

La complejidad del mercado de estimulantes ha aumentado en los últimos años, debido a la aparición de nuevos estimulantes (como las fenetilaminas y las catinonas). 

Además, los datos obtenidos del examen de aguas residuales y sobre incautaciones, precios y pureza indican que la disponibilidad de cocaína podría estar aumentando de nuevo en ciertas áreas de Europa.

De hecho, tanto el número de incautaciones como la cantidad incautada aumentaron entre 2014 y 2015. En concreto, en 2015 se notificaron unas 87.000 incautaciones de cocaína (76.000 en 2014), con un total de 69,4 toneladas aprehendidas (51,5 toneladas en 2014).

Con respecto a las ciudades, un análisis de los restos de cocaína en las aguas residuales municipales puso de relieve una tendencia a largo plazo estable o al alza en la mayoría de las 13 ciudades con datos entre 2011 y 2016.

De los 33 municipios con datos de 2015 y 2016, 22 notificaron un aumento en los residuos de cocaína, cuatro un descenso y siete una situación estable.

Se ralentiza la disponiblidad alta a nuevos psicotrópicos

El informe también constata como las nuevas sustancias psicotrópicas siguen constituyendo un reto considerable para la salud pública en Europa y, aunque no son objeto de control por los mecanismos internacionales de fiscalización de drogas, incluyen una amplia gama de sustancias sintéticas, entre las que figuran cannabinoides, catinonas, opioides y benzodiacepinas.

En 2016, se detectaron por primera vez 66 nuevas sustancias mediante el Sistema de Alerta Temprana de la UE, a un ritmo de una por semana. Pese a que esta cifra indica que disminuye el ritmo con que se introducen en el mercado (en 2015 se detectaron 98), el número global de sustancias disponibles en la actualidad sigue siendo elevado. 

A finales de 2016, el Observatorio monitorizaba más de 620 sustancias de este tipo, en comparación con las 350 en 2013, y los autores creen que este ritmo más lento de nuevas detecciones en Europa puede atribuirse a diversos factores.

Así, nuevas leyes promulgadas en algunos Estados miembros (por ejemplo prohibición general o controles de genéricos y análogos) han generado un entorno jurídico más restrictivo, en el que los productores tienen menos incentivos para participar en el 'juego del gato y el ratón' con las autoridades reguladoras, en el que se recurre a la innovación para ir por delante de los controles. 

Posiblemente, las actividades de los cuerpos policiales y las medidas de control dirigidas a los laboratorios ubicados en China contribuyan igualmente a la ralentización.

"Nuestros últimos resultados indican que, posiblemente, las respuestas a las nuevas sustancias psicotrópicas, como la legislación de reciente promulgación y las medidas dirigidas contra las tiendas que venden estos productos, estén teniendo un impacto en su aparición en el mercado", ha destacado el director del Observatorio, Alexis Goosdeel. 

No obstante, según este experto, pese a los indicios positivos de una ralentización en la innovación de productos, la disponibilidad general sigue siendo elevada.

drogas,consumo,EMCDDA

Inicia sesión o Regístrate para comentar.