La eficacia de los cigarrillos electrónicos -o “e-cigarrillos”- como herramienta para ayudar a los fumadores a dejar el hábito tabáquico es, aún en la actualidad, objeto de un intenso debate. Tanto entre los científicos como en la calle. Y es que si bien algunas investigaciones avalan este beneficio, otras sugieren que no es tal, y que estos productos, dado que contienen nicotina, son tan nocivos como los cigarrillos “tradicionales”. Pero ahora, un nuevo estudio llevado a cabo por siete expertos internacionales en el control del tabaco y publicado en la revista “Addiction” sugiere, tras haber recopilado gran parte de la evidencia científica al respecto, que el uso de los e-cigarrillos podría conllevar una reducción del consumo de tabaco y, por tanto, una disminución potencial de su mortalidad asociada. De hecho, el estudio, financiado por los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH), está dirigido a la Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA), a la que le solicita una mentalidad “más abierta” a la hora de regular los e-cigarrillos y productos similares.

Seguir leyendo >>