“Los fumadores a veces confunden el hambre con las ganas de fumar”. Lo explicaba Jeffrey P. Haibach, investigador del departamento de Salud Comunitaria y hábitos saludables de la Universidad de Búfalo (Estados Unidos). Entonces, si logramos esa sensación de saciedad con alimentos que tengan además la capacidad de reducir la apetencia por el tabaco, ¿será más fácil dejar de fumar? Esto es lo que analizaban Haibach y su equipo en un estudio en el que concluyeron que los fumadores con una ingesta superior de frutas y verduras fumaban menos cigarrillos al día, esperaban más tiempo a fumar su primer cigarrillo del día y mostraban una dependencia menor a la nicotina en las pruebas.

Después de entrevistar a más de 1.000 fumadores de más de 25 años de edad y hacerles un seguimiento 14 meses después, los investigadores observaron que aquellos que incorporaban más frutas y verduras a su dieta tenían tres veces más posibilidades de dejar de fumar que los que no. La relación entre la dieta y el tabaquismo era algo que ya se había identificado en estudios anteriores, pero la duda que no se había despejado era si el consumo de frutas y verduras se incrementaba como consecuencia de dejar de fumar o si, a la inversa, gracias a las mejoras en la alimentación se conseguía reducir el hábito, que es lo que concluye este estudio.

Seguir leyendo >>